martes, 13 de septiembre de 2016

Despedida del verano 2016 (II).

Playa de San Juan 
Al verano, a este verano del 2016, le gusta como siempre despedirse a la francesa. Hoy ha sido un día inestable, seminublado, pero cuando salía el sol lo hacía a toda potencia. Para hoy las predicciones meteorológicas vaticinan lluvia y descenso de las temperaturas, cuando faltan apenas nueve días para que empiece el otoño. Por eso aproveché las circunstancias para darme un buen año. El agua estaba templada, a unos 19 grados, y la temperatura ambiente agradable. En la playa hay de todo y en esa pasarela dorada había trajinar de pies descalzos, sombreros de alas al viento, gorras de varios colores, entre topless, bikinis a la brasilera y slips que ciñen abdómenes prominentes de chicos de pecho y piernas depliadas. Eso sí, el bronceado obligado pasa desapercibido a esta altura del estío en el hemisferio norte. Hay niños que juegan a pescar pequeños cangrejos inofensivos, en la orilla, cerca de las rocas, mientras otros sueñan con sus castillos de arena. Se repite ese ritual de estirar la toalla, depositar los bártulos y ponerse panza arriba, o abajo, después de quitarte la camiseta y sumergirte en esos momentos plácidos para olvidarte de todo, casi hasta de ti mismo. El murmullo del mar es una sinfonía repicante, acompañado por el reflejo plateado de las olas. La bruma es un telón de fondo que oculta a los acantilados. Me pregunto y no encuentro respuesta porqué hay gente que se engancha con el móvil en largas conversaciones, aunque hay otras personas que lo usan para escuchar música o el partido de fútbol de la jornada. Yo estoy escuchando la emisora Rock FM y ponen publicidad de una alarma para poner en tu casa y poder así ir tranquilo a la playa, una forma de inquietarte con anuncios publicitarios. Desconecto la radio para deleitarme con la puesta del sol con la que amablemente se va despidiendo el verano.

domingo, 11 de septiembre de 2016

Despedida del verano 2016

Playa del Aguilar (Asturias)
“Todas las cosas le suceden a uno precisamente, precisamente ahora. Siglos de siglos y sólo en el presente ocurren los hechos; innumerables hombres en el aire, en la tierra y el mar, y todo lo que realmente pasa me pasa a mí…” - El jardín de senderos que se bifurcan (Jorge Luis Borges)


Entre la magnífica luminosidad del sol emparentada con la brisa moderada, vivo el verano, todos los veranos en uno solo,desde aquellos momentos infantiles en el balneario del Centro Asturiano de Buenos Aires, entre las huellas onduladas del limo gris del Río de la Plata. Tuve que esperar hasta cumplir los 15 años para viajar unos 400 kilómetros y descubrir ese deleite emocionante de saltar y flotar sobre las crestas de las olas en Mar del Plata. Busco ahora en esas huellas anónimas, secretas, onduladas estampadas sobre la arena de San Juan de Nieva, mi ruta bordada a fuego por el destino, pero es imposible encontrarla entre esa soledad especial de los atardeceres estivales. Este verano son todos los veranos, útiles para restañar esas viejas heridas del tiempo. Los recuerdos florecen a borbotones como cuando las emociones evocan sentimientos. Así como el que emigra nunca se va, el recuerdo eterniza los momentos. En Asturias recorro el paisaje paradisíaco de la playa del Aguilar, disfruto de la luminosidad de las aguas de San Pedro de Bocamar, ando por la de Mar del Plata, por algo será que  llaman donde está ubicada la ciudad feliz, camino por la exclusiva Pinamar, la juvenil Villa Gessell; y otras no menos interesantes, de lugares solitarios, arenales extensos en los que el sol encandila las almas. Una mención especial dedico a la de Río de Janeiro, indescriptible, hay que estar allí para conocer su hechizo irresistible e irrepetible. De todas formas, conozco bastante gente que conoce más playas que yo. Me cautivan las   olas que cabalgan apasionadamente en  la playa de San Juan, con esa espuma brillante similar a la de la cerveza o la sidra  recién servidas, tan refrescantes para los sentidos y para la mente. La sensación relajante es lo que marca la pauta de las playas en el verano o en cualquier época del año, pero especialmente durante el verano, esa época ideal para admirar a esos cuerpos esculpidos en los gimnasios en contraste con las barrigas prominentes, las pieles celulíticas en ese desmedido semidesnudo de andar por casa cómodo y desenfadado. De todas las playas antes mencionadas me he hecho habitual cliente de la de San Juan de Nieva, me la imagino parecida a la de Varadero, en Cuba, quizás porque en ambas reposa la descansada quietud del proletariado, como me dijo hace unos días un político de la comarca. En este sentido, creo que las playas son unos de los mejores inventos, eso sí, después del meritorio podio de las camas y, por supuesto, detrás del ingenioso proyecto celestial del verano.

miércoles, 6 de julio de 2016

El alto rendimiento deportivo del fútbol.

El fútbol, ese gran invento del entretenimiento creado por los ingleses, puede que sea injusto, puede que sea un gran negocio millonario, puede que sea un gran engaño de resultados arreglados de antemano por medio de enormes cantidades de dinero, pero lo que nadie puede negar es que este deporte profesional de pegarle patadas a una pelota para meterla en una portería se haya convertido, en estos tiempos críticos que nos toca sobrevivir, en una pasión global. Puede que no sea, ni más ni menos que una profanación de poderosos para convertir a la gente en adictos sumisos a los sentimientos más profundos del ser humano, eso sí, con el trasiego irrespetuoso de talonarios de cheques irreverentes. En este este Gobierno absolutista, dominado por los bombardeos de la publicidad engañosa, los políticos corruptos se restriegan ahora las manos, observando la fidelidad de los nuevos héroes que tapan con un velo sutil la cruda realidad de injusticias, tal como lo hacían los emperadores romanos hace unos dos mil años. Ayer eran los gladiadores, hoy son los famosos y admirados jugadores, convertidos en arquetipos privilegiados, el ejemplo engañoso a seguir. El partido ilumina, con su falsa ilusión, la vida gris, rutinaria y aburrida de miles de millones de personas, de esa mayoría que se pintarrajea el rostro con los colores de la bandera de su país, mientras los ingenieros financieros hacen caja con sus especulaciones, el día después, frente a la hora de la verdad de las migajas de pan desperdiciadas por la miseria de las guerras orquestadas por los fabricantes de armas, de esa gota de oxígeno para sobrevivir en la explotación a la que está sometida la mayoría. ¡Que siga la fiesta! ja.

domingo, 29 de mayo de 2016

Las injusticias del fútbol.


El fútbol es tan despiadadamente injusto como la vida. El Atleti falló anoche dos penaltis y se le escapó la Copa de Europa como agua entre las manos. El Real Madrid obtuvo su undécimo título continental. Hay quienes dicen que para todo hay una letra de tango.
«Por una cabeza» es un popular tango compuesto por Carlos Gardel (música) y Alfredo Le Pera (letra) en la ciudad de Nueva York en 1935.
Gardel fue un experto en temas hípicos, razón por la cual esta canción tiene un especial valor entre sus seguidores.
La letra de este tango hace referencia a las carreras de caballos y al fanatismo que se crea en torno a estas competencias y sus apuestas, vinculado también a las mujeres y a la vida. La expresiòn "por una cabeza" es una expresiòn usada en la jerga hìpica rioplatense, donde los caballos que terminan las carreras de modo reñido, se dicen que ganan por una cabeza, usada como medida de referencia. Hace unos seis meses vino a visitarme un amigo argentino de la infancia y me dijo que los músicos rumanos callejeros suelen interpretar este tango. Lo comprobé unos pocos días después, en la calle La Cámara, en la esquina que da a la Plaza España, un rumano apareció tocando este tema con un acordeón. Por otro lado, se ha editado un álbum con los mejores 50 composiciones musicales interpretadas por Gardel y el primer tema es este tango, y en Buenos Aires siguen diciendo que "cada día juega mejor". En las conversaciones entre argentinos también se asegura que el "Cholo" Simeone no sólo habla cada día mejor, sino que también su equipo juega cada día mejor. O sea que se puede interpretar que el Atleti de Madrid todavía tiene triunfos pendientes, ya que el "Cholo" tiene cuerda para rato como para luchar contra todas las injusticias del fútbol y de la vida. https://www.youtube.com/watch?v=SJ1aTPM-dyE

jueves, 26 de mayo de 2016

La cerveza sin alcohol y la leche con cacao.


Como decíamos ayer es ncesario beber líquido antes y después del ejercicio físico, previo a un imprescindible control médico, para comenzar cualquier actividad. Y continuando con el post de ayer tenemos que recordar que los expertos afirman que hay que ajustar la hidratación a las necesidades individuales de cada persona y beber con regularidad a lo largo del día, para evitar cualquier síntoma de deshidratación. Hay que tener bien claro que tanto el agua mineral como los refrescos de frutas sólo sirven para ejercicios de menos de una hora de duración. Sin embargo, cuando se cumple un plan de varios dias a la semana hay que procurar la hidratación con bebidas isotónicas o bebidas a base de frutas.La mejor opción son las bebidas cuya composición contenga hidratos de carbono y sodio. Se puede elaborar una bebida isotónica casera mezclando agua mineral, hidratos de carbono (por ejemplo, maltodrextrina), calcio, magnesio y una pizca de sal. Por cada hora de caminata se necesitan entre 60 a 80 gramos de maltodrextrina. Se puede preparar también una mezcla un 50% de agua mineral que contenga bastantes sales minerales, un 25% de zumo de naranja y un 24% de zumo de uva. Al finalizar el ejercicio hay que seguir bebiendo. Los músculos piden relajación pero también energía a través de nutrientes y minerales. En este sentido, la cerveza sin alcohol es isotónica, ya que contiene calcio que ayuda a depositar los hidratos de carbono en los músculos, magnesio que protege de los calambres y fósforo que favorece el crecimiento de los huesos.También es beneficiosa, aunque en menor medida, la leche con cacao que aporta magnesio, proteínas, hidratos de carbono y suero, que favorece la reconstrucción de los músculos. Debido al alto contenido de azúcar del cacao, es muy recomendable después de entrenamientos intensos.

miércoles, 25 de mayo de 2016

La importancia del agua

El consejo de hoy: 
La importancia de la hidratación. Dos horas antes del ejercicio es imprescindible hidratarse, especialmente en esta época en que comienzan a subir las temperaturas. Se debe beber alrededor de medio litro de agua antes de comenzar el ejercicio. En épocas de mucho calor es recomendable beber pequeños sorbos de líquido cada 20 minutos o media hora. Se puede optar por una bebida isotónica. Si el ejercicio es de hasta una hora de duración hace falta que repongas la pérdida de agua con sales minerales y si se supera ese tiempo es necesario aportar hidratos de carbono para mantener el nivel adecuado de azúcar en sangre. Existe una variedad de bebidas isotónicas y es bueno probarlas hasta dar con la que mejor se adapte a tu paladar y estómago. Hay que tener en cuenta que los primeros síntomas de deshidratación son sed, fatiga, pérdida de rendimiento, calambres musculares e incluso mareo. Si la temperatura es demasiada alta puede llevar al agotamiento, mareos, dolor de cabeza, náuseas, vómitos y debilidad generalizada, hasta poder llegar, incluso, al golpe de calor. En estos casos lo que hay que hacer es abandonar el ejercicio, descansar en un lugar fresco e hidratarse.

domingo, 15 de mayo de 2016

Los juegos del tiempo.


9 de mayo de 2016. 23 horas y 49 segundos:
Escribo: En un día como el de hoy, pero hace unos cuantos años, el avión sobrevolaba el océano mudo y sereno, la noche se deshacía entre el murmullo del sonido constante de las turbinas de la aeronave y el silencio de los pasajeros que claman el indulto al futuro.
10 de mayo de 2016.
En un día como el de hoy, pero hace unos cuantos años, los neumáticos del tren de aterrizaje chirriaron y nos posamos sobre la pista de aterrizaje de Barajas, con ese sentimiento de incertidumbre como si fuésemos impacientes aves migratorias. Se cumple otro aniversario, y ya van varios. Los modelos de coches que veo en Madrid son diferentes, distintos, como el país, como el continente, como la gente. En la estación Chamartín subo al tren que parte hacia Asturias y, a las 07 horas y 11 minutos, el convoy se detiene en la estación Pola de Lena, con el brillo de los tejados de pizarra negros, brillantes, encerados por la llovizna persistente. Increíble, a esa hora canta un gallo y suena una gaita. El tren retoma el rumbo para Oviedo. Me están esperando mis familiares. Había llegado sano y salvo como quería mi padre y ya empezaba a conocer su tierra, su territorio lejano en el tiempo, cercano en la memoria.
Del 11 al 15 de mayo de 2016:
En los días de esta semana empiezo las celebraciones, en la intimidad con mi familia cercana, y con amigos que son como si fueran de la propia familia. Manuel Angel Martinez Rodillo me hace de guía para ascender al Pico Gorfolí, un recorrido de nueve kilómetros y una ascensión de unos 600 metros. Calculo que habremos tardado algo más de tres horas, pero valió la pena, más que nada por la recompensa de una cerveza fresca acompañada de garbanzos y chorizo que nos sirvió la propietaria del Chigre de Illas, Tere, integrante del grupo de corredoras grupo Yes We Run, como para recuperación del esfuerzo. Otro día soplé tres velitas de un bizcocho con unos amigos de una oenegé, con uno de ellos, un chico marroquí, coincidimos en el mismo día de nacimiento, aunque en fechas diferentes. Comparto buenas cosas en la intimidad secreta y discreta familiar. Ya está por llegar el día. Mañana cumplo años, ya son bastantes si sumo los transcurridos desde mi nacimiento a los de mi llegada a España. Estoy contento, no he hecho ninguna proeza, simplemente me he buscado la vida como cualquier hijo de vecino.