lunes, 13 de abril de 2015

La mirada de malo de mi jefe.Re “Soy el falso Schwarzenegger”

Retrato del pintor Luis Mahamud.


Me han parado algunos amigos y conocidos, por la calle, para dar su respetable opinión sobre mi última foto de perfil en Facebook. Les agradezco a todos el interés suscitado. Que la imagen tiene seriedad, que resulta interesante o que mola. Me han encantado esas palabras inesperadas, porque, de verdad, cambié la foto por otros motivos diferentes, sin intención de recibir amables opiniones de mis allegados. Les cuento. He decidido cambiar mi imagen de Facebook, en realidad, porque la imagen de perfil real no la puedo cambiar, evidentemente porque la llevo en mis genes. Estoy orgulloso de esa mirada de mansedumbre que tienen los aldeanos, como eran mis mayores, especialmente mi padre al que observaba contraer el labio inferior, para mostrar dureza, ante cualquier impresentable que intentaba burlarse con arrogancia y orgullo altanero. Es que, la verdad, hay muchos imbéciles que pretenden reírse con soberbia de una mirada amable y bondadosa. Ni les cuento la estúpida actitud de estos tontos, que se creen muy listos, creyendo que les gustan a una mujer guapa si les sonríe. Con mi esposa, Blanca, nos partimos de la risa viendo a esos personajes que miran a las mujeres como lo sabe hacer muy bien, eso dicen, el actor José Coronado, aunque rechazo la opinión de algunos críticos que le ponen en el podio de los hombres duros. Como les decía, cambié mi imagen de portada de Facebook, sin intentar igualar a Isabel Preysler, quien ha dicho por la televisión que posa ante las cámaras con sólo uno de sus perfiles del rostro, el mejor que tiene, intentando ratificar una leyenda urbana que existe, en mi modesta opinión, por haber sido divulgada por gobernantes y políticos. No soy así de sofisticado y yo, particularmente, tengo los dos perfiles que me han dado mis padres, y punto. 
Cara de guerra
Bien, volvamos a la foto de Facebook, explico que me la hice tomar recordando el consejo de un amigo militar argentino que estuvo peleando en la Guerra de las Malvinas y me dijo que había que posar “con cara de guerra”, para conseguir, en el caso de que la imagen llegase al enemigo y le pudiese dar la idea de que si había enfrentamiento se iba a topar con un rival duro y peliagudo, más difícil de pelar que una gallina. Mi amigo, el militar, tuvo que volver a casa tras perder la guerra contra Inglaterra. Para conseguir esa mirada de duro tan ansiada, entonces, le pregunté a un director de teatro centroamericano que vivía en Avilés, no me atrevo a dar más datos para preservar su intimidad, que me dio algunas instrucciones acerca de la manera de poner cara de tipo duro; más que nada porque alguien me había dicho que los reporteros de la CNN hacían un curso de teatro para enfrentarse mejor a las cámaras de la televisión, y así poder comunicar las noticias más crudas de los telediarios con esa particular cara de póker de las que van sobrados. Por otro lado, admiro y es un deleite para mí experimentar esa frialdad despiadada que desprende la ojeada salvajemente rápida de algunos actores que me hacen sentir una especial percepción gélida como si se tratase de un puñal que te roza la oreja. Siento un escalofrío en el cuello que me recorre la espalda cuando me mira alguno de esos villanos forajidos como Lee Van Cleef en la película “Sabata viene a matar”, con sus ojos como los cañones de un antiguo revólver, dispuesto a aniquilar al primero que se mueva John Wayne es otro que me hace temblar cuando veo “Río Grande”. Ni que hablar del temible Doctor Hannibal Lecter (interpretado por el genial Anthony Hopkins) en “El silencio de los corderos”, al igual que otros inigualables como Arnold Schwarzenegger (imposible copiarlo), Jean Claude Van Damme o la inapreciable mirada de odio de Cruella De Vill (Glenn Close) en “101 dálmatas”, sin olvidar al sublime Robert Barton Englund, más conocido como Freddy Krueger, o el mísmisimo Johnny Depp en “Eduardo manos tijeras”. En el cine, como en la vida, por supuesto hay más malos que buenos, por lo que la lista de malvados es interminable.
Imposible superarlo
Sin embargo, ninguno de ellos puede superar a un jefe, que tuve hace años en un trabajo. En realidad, era un mediocre inepto, que había llegado a esa jerarquía nada más y nada menos que pegando puñetazos, codazos y patadas para abrirse paso. Había logrado, tras varios años, desplazar a otros trabajadores mejor formados y con talento verdadero para esas labores de la empresa, haciéndoles la vida imposible. Cuando cometía un error se enfurecía con rencor y llamaba a su despacho a los que tenían esa mirada amable y tranquila de los pacíficos. Te miraba fijo a los ojos, de una manera exagerada, creo que hacía un gran esfuerzo para lograrlo. De todas las maneras, era un hipócrita obsesivo, puesto que de cara a la galería, ante el público, en sus relaciones con empresarios y políticos, gente del poder en general, reflejaba su sonrisa más amable e inocente como si de un corderito frágil se tratara. Trataba a los trabajadores con sus particulares y bien ensayados gestos de desprecio, a excepción con los que le adulaban interesadamente, hasta tal punto de que llegaban a agacharse para absorberle los calcetines, metafóricamente hablando. Aquel jefe era tan ignorante que, en una ocasión, y síolo para que sirva de ejemplo, nos llegó a comentar que para proteger el teléfono de spams o virus había que pulsar la tecla “del cuadradito” y yo le dije que debía decir la tecla “almohadilla”, cosa que le puso en una estado de cólera furibunda, por lo que me mando castigado ir a escucharle a su despacho, eso sí, con su peculiar mirada de hielo polar ártico, de temperatura bajo cero. Finalmente, y para concluir sin aburrir, me fue imposible imitar ni siquiera a aquel jefe malvado, hasta tal punto de que estoy convencido de haber hecho un esfuerzo sobrehumano y supremo para copiar esa mirada de malo, en la foto de Facebook, hasta sufrir una hernia inguinal, que tras la intervención quirúrgica, ya me he repuesto, aunque no me he recuperado todavía si recuerdo aquellas miradas de odio insolente, perversas, de maldad prepotente. La solución es no perder tiempo en experiencias negativas, la vida es corta y resulta innecesario recrear la figura de esos villanos y forajidos que se nos han cruzado en las avenidas y autopistas de la vida. Es mejor salir a caminar a recorrer flores por el recorrido, ¿no les parece?

sábado, 11 de abril de 2015

La felicidad artificial

Flores silvestres de Valliniello.
Ayer subí caminando hasta Valliniello. Al bajar fui recogiendo flores silvestres como lirios, margaritas, malvas o verónicas, entre otras ; aunque la verdad no soy experto en la materia. Pude ver la cara de asombro con la que me observaban algunos conductores y me puse a pensar cuántas tonterías y cosas sin sentido hacemos a lo largo de la vida, arrastrados por la sinrazón del consumismo, inculcado a gritos por la publicidad con la que nos bombardean a todo momento. Ahora parece que está de moda buscar la fórmula para ser feliz, pero sin acertar en hacer esas cosas simples y fáciles que nos ayudan a vivir en la tranquila paz para sentirnos lo mejor posible. Llego a casa, hago una foto de recuerdo del colorido ramo de flores silvestres, que no necesité comprar con dinero en una tienda. Me llaman por teléfono, había dejado el móvil en casa, para ofrecerme un seguro y no me entienden que hoy no necesito que me ofrezcan nada, ni siquiera esas felicidades artificiales creadas por el marketing, que ya me busco yo, convenientemente, mi felicidad particular y personal.

sábado, 14 de marzo de 2015

Facebook

FacebooK: La calle no calla, hay gente que espía detrás del telón, antes de la función, entrometidos por la información del boca a boca, que como reguero de pólvora corre, se desparrama hasta los últimos confines, se diluye en las redes. La rutina se monta en la caravana, en el único espejo que multiplica las sombras y que engrandece las luces. Las amistades se entremezclan furibundas entre el cotillón fresco de las miradas furtivas, en ese laberinto de cosas pequeñas y grandes, viejas y nuevas, con añadidos que datan de épocas distintas.

sábado, 7 de marzo de 2015

El kirchnerismo asoma en España



En el mundo globalizado actual resultan arriesgados los experimentos políticos que apuestan por los líderes redentores, las propuestas de soluciones mágicas y el impulso a exculparse achacando los males a otros.
.Me refiero directamente a Podemos, una nueva formación política, que copia el modelo del discurso áspero peronista-bolivariano (como usaron Eva Perón, Chávez o Maduro, o la propia viuda de Kirchner, Cristina Fernández) .
Cristina Fernández sigue en el pode en la Argentina r tras la muerte de su marido, Néstor Kirchner, persistiendo en la tradición que inauguraron en la década de los años cuarenta del siglo pasado, hace nada menos que siete décadas, el general Juan Domingo Perón (al que todavía se le recuerda con orgullo patriótico) y Eva, su esposa.
En España parece que Tania Sánchez pretende revivir a la Evita de los descamisados argentinos y su pareja, Pablo Iglesia líder de Podemos, para convertirse en la primera dama española.
Iglesias tiene buenas relaciones con Venezuela, un país en el que el fallecido presidente
Hugo Chávez, el ex golpista militar que llegó a dar conferencias de prensa con una ametralladora en ristre, acomodó a buena parte de sus familiares en su gabinete gubernamental, incluso su esposa participó en la redacción de una nueva constitución que permitió la reelección a perpetuidad del propio Chávez.
El populismo vuelve a campear en América Latina. Cristina Fernández de Kirtchner, que fue reelegida presidenta argentina, hace recordar el comentario de alguien por televisión quien afirmó que "Eva Perón le daba la razón a todo el mundo y después le regalaba un sandwich". Fernández de Kirtcher puede que haga lo mismo.
Emigrantes desesperados
Muchos miles de inmigrantes argentinos en España se plantearon buscar trabajo en Brasil, ante la oportunidad que ofrecía la construcción de instalaciones deportivas para el Campeonato del Mundo, celebrado en 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016. Nadie quiere volver a pisar la tierra de Evita Perón ni volver a malvivir con la policía económica de los Kirchner. Los venezolanos, por su parte, sufren la represión y la vulneración de los derechos humanos.
La cruda realidad es que la inflación anual en Argentina bate récords en la región, nada menos que el 40% anual, aunque superada por el 70% de Venezuela.
Maximiliano Castillo, de la consultora ACM, dijo que "los números muestran el fracaso de la gestión del ministro, la aceleración de la inflación, de la devaluación; caída del salario real y del empleo; aumento de la pobreza e indigencia". Lo curioso, agregó, es que "a pesar de la contundencia de los resultados, las autoridades continúan profundizando un esquema macroeconómicamente agotado".
Carlos Melconian, socio de M&S, otra consultora, manifestó que, más allá del ministro, "en el segundo mandato de la presidenta Cristina Fernández el Banco Central perdió la mitad de las reservas y, el organismo monetario auxilió al Tesoro con tantas reservas y pesos que éste se encuentra en su balance prácticamente quebrado".
Resulta preocupante que el ejemplo de los Kirchner llegue a España a través de Podemos.

lunes, 9 de febrero de 2015

La podredumbre de las penas

Ayer me preguntaba: ¿Quiénes se enriquecen a costa de las miserias de sus semejantes?. La prodredumbre del mundo, anticipándome a la noticia publicada hoy por el diario digital El Confidencial Digital. Un banquero que se llevó su botín al otro barrio y una larga lista de españoles ocultaban MISERABLEMENTE millones de euros en cuentas de un banco suizo (hay más entidades bancarias en el país de los relojes, y dicha lista es de un período determinado). Entre tanta codicia desmedida y egoísta existe un mundo asimétrico, de personas que mueren de frío, sin techo que duermen entre cartones en las calles, que sufren hambre, que son desahuciados de sus viviendas porque no pueden pagar las hipotecas de los bancos, por familias que no tienen trabajo y no pueden pagar ni el suministro eléctrico para la luz ni el gas y están sin calefacción. Hay padres y madres que no tienen recursos económicos para criar a sus hijos. Los que roban el dinero público o lo ocultan en cuentas de paraísos fiscales no se plantean esas situaciones, no piensan en el prójimo desfavorecido, excluido de la socidad, puesto que sólo piensan en el lujo hedonista individual. Aquí está la lista de algunos de ellos de la ya célebre lista Falciani: http://www.elconfidencial.com/…/los-espanoles-de-la-lista-…/

domingo, 8 de febrero de 2015

Se pudre la pena.

Me apena ver a este blog moribundo, enfermo terminal, sobreviviendo con respiración asistida, como tantas otras bitácoras que se han pasado, me imagino, a las nuevas redes sociales. Estoy a punto de cumplir diez años en esto, pensando, reflexionando y trabajando duro para comunicar mis pensamientos. Amo la paz y odio las guerras que promueven los fabricantes de armas, con el consentimiento de muchos países, como rechazo a los corruptos que roban dinero público en países donde hay gente que se muere de hambre. Escribir sin que nadie haga un comentario ni me lea, ahora triunfan algunos que dicen tonterías por canales de video u otras redes sociales. Los ojos de esta bitácora se van cerrando, pero el mundo sigue andando, con ataques de bombardeos y respuestas inútiles y estúpidas de ametralladoras y fusiles de asalto. Y después, me pregunto ¿quién se lleva las medallas?, ¿quiénes se enriquecen a costa de las miserias de sus semejantes?. La prodredumbre del mundo.